Secreto japonés para ahorrar

0
238
Cortesía: Pexels

Por: María Marín

El otro día escuché una palabra japonesa que está de moda en el mundo financiero y al conocer su significado, instantáneamente pensé en mi adorada abuelita Mercedes. Kakebo es un método originado hace más de 100 años en Japón para ahorrar dinero, mediante el uso de una libreta o cuaderno, donde diariamente se anota cada centavo gastado. 

Mi abuelita Mercedes, de quien aprendí a “ahorrar religiosamente” y sin importar lo poco o mucho que se gane, no era tan específica en apuntar todo como lo recomienda esta técnica -que casualmente suena como el revolucionario y también japonés, método de organización Konmari- sin embargo, siempre que regresaba del supermercado o de pagar la electricidad, agua y teléfono, la observaba sacar su libretita repleta de sumas y restas.

Claramente, el consejo financiero de detallar gastos y llevar un presupuesto no es nuevo, ni tampoco exclusivo de los japoneses. Lo que está haciendo al “Método Kakebo” tan popular es lo que esconde tras anotar todo, así sea un chicle, un chocolate o una botella de agua.  Cuando cumples con el método al pie de la letra, no sólo ahorrarás dinero, sino que lograrás disminuir gastos hasta un 35 por ciento.

Basado en la simplicidad, como regla de oro del método tienes que usar un cuaderno regular o  la agenda Kakebo. El uso del celular o la computadora están prohibidos, evitando así cualquier distracción mientras reflexionas en cómo gastas dinero. Los resultados de escribir son sorprendentes e increíbles; cuando observas en un papel todas las cosas innecesarias que muchas veces adquieres por impulsividad, logras generar mayor conciencia de tus hábitos de consumo.

Comienza el método Kakebo:

Cada inicio de mes piensa detalladamente qué cantidad tienes para gastar, el total de tus pagos, cuánto quieres ahorrar y qué recortes necesitas hacer. Diariamente, añade lo que vas gastando y así te darás cuenta qué te queda para cumplir con las responsabilidades de pagos y ahorros. Solamente así te podrás dar cuenta, la gran diferencia que hace tomar café en casa y cargar contigo tu propia botella de agua.

La gran ventaja de seguir este método es que logras entender en qué se va el dinero y puedes prevenir quedarte sin dinero al final del mes. ¡Empieza a anotar todo y cuidarás tu bolsillo!