El sexo después de los 50

0
187
Cortesía Pexels

Por: María Marín

Desde que revelé mi verdadera edad en las redes sociales y comencé a hablar sobre la vida íntima tras la menopausia, me quedé sorprendida con la cantidad de señoras que me escribieron para contarme cómo su intimidad se había esfumado. Entre un testimonio y otro comprobé que a pesar de la era adelantada que vivimos, el sexo y la menopausia siguen siendo un tabú social. 

Y como no se habla abiertamente del tema y mucho menos de soluciones, muchas se creen el cuento de que el placer sexual desaparece con la menopausia. Ciertamente, con el fin de la menstruación llegan cambios porque la disminución hormonal pasa factura por la vida íntima: el deseo íntimo baja, los tejidos del área vaginal se adelgazan y la sequedad aumenta provocando dolor durante la penetración. 

Pero afortunadamente existe una gran solución y es el uso de un gel lubricante. Sin embargo, debes asegurarte de adquirir uno que sea totalmente natural: a base de agua, ácido hialurónico y sábila; como el que yo uso y recomiendo en www.mariamarin.com  Cuando una mujer descubre que un gel femenino puede devolverle el placer de tener intimidad sin sentir dolor, no sólo deseará aumentar los momentos de pasión, sino que se beneficiará de las ventajas que tiene el sexo después de los 50 años.

Alivia síntomas de la menopausia: Tener sexo regularmente puede disminuir la resequedad y atrofia vaginal, pues estimula la circulación de sangre en esa área y la elasticidad de sus tejidos. Mientras más sexo tengas, más atrasarás “el envejecimiento” de tu vagina.

Ayuda a dormir mejor: Tras un momento de intimidad uno tiende a quedarse dormido como si se hubiera tomado una pastilla para conciliar el sueño; lo cual se debe a que el cuerpo segrega hormonas como la oxitocina y la prolactina, aumentando la relajación corporal. 

Mejora el ritmo cardiaco: Investigaciones recientes han revelado que tener sexo regular con la pareja está relacionado a tener un riesgo menor de sufrir condiciones cardiacas. Y es que cuando disfrutas de una vida sexual plena, duermes mejor y disminuyes el estrés, lo cual influye positivamente en la salud del corazón.

Llegar a la menopausia y recibirla bien preparada te confirmará que sigues siendo una mujer seductora.