Laura Franco, motiva el aprendizaje para crecer en comunidad

Laura ha surcado un camino lo suficientemente amplio para ir con otras mujeres que sueñan con su propio negocio

0
316
Laura Franco, mentora de emprendedoras y empresarias, conferencista y capacitadora empresarial.

“Yo soy de compartir, cuando alguien toca a mi puerta para consultarme cómo le hice para lograr algo, siempre comparto, creo que esa es una de las claves, que aquí no se piensa en guardar secretos ni en quedármelo para que sólo me vaya bien a mí, sino que pensamos más en compartir, en colaborar”, afirmó Laura Franco, mentora de emprendedoras y empresarias, conferencista y capacitadora empresarial.

“Es como una vocación que tengo, si yo veo a otras mujeres crecer, florecer, con más seguridad, yo me siento muy contenta y a la vez todas ganamos, porque todas nos inspiramos unas a otras y sus propias familias, sus hijos las ven cómo crecen y cumplen sus sueños”, expresó la fundadora de 100 Emprendedoras X Tijuana. “Cuando trabajo con otras mujeres se vuelve un círculo virtuoso, en el que todas nos beneficiamos. Ya estamos por lanzar 100 Emprendedoras por San Diego, así que pronto daré a conocer todos los detalles”, dijo la CEO de Transdynamic Capacitación Empresarial y presidenta de Emprendedoras Talita Kumi.

Y ha sido justo esa filosofía la que ha llevado a esta mujer de origen tijuanense a crecer junto con los grupos de mujeres que día a día se suman a participar en sus actividades y a aprender de sus experiencias a través de los programas de capacitación que ofrece en el ámbito de los negocios y el emprendimiento.

100 Emprendedoras por San Diego está por iniciar sus actividades de manera formal.

“Realmente yo empecé por el tema de negocios, yo tenía dos grandes sueños desde que era adolescente, uno era trabajar en medios de comunicación. Lo logré: Televisa, Univisión, Badabun, todo eso; pero también había la otra parte, yo me miraba como una gran empresaria, estudié Administración de Empresas, pero ya cuando uno va en el negocio y te das cuenta de que no tienes los resultados que buscas aunque tienes los conocimientos y las herramientas, es cuando empiezo ese viaje de crecimiento personal y empecé a ayudar a otras personas que sé que tenían las mismas situaciones que yo, mucho conocimiento, mucho 1, 2, 3, pero pocos resultados”, precisó la creadora del modelo de emprendimiento ALMA, único en su tipo y que en tres meses generó al menos 80 casos de éxito.

“Tengo maestría en Desarrollo Organizacional, un Diplomado en Inteligencia Emocional, en Educación Emocional y la verdad es que los primeros años de mi formación fueron muy enriquecedores y retadores porque fui mamá adolescente, pero creo que cuando uno quiere salir adelante definitivamente, aún con el bebé en brazos y todas las cosas que como mamá uno tiene que atender, hay que sacrificarse un poquito y saber que hay cosas de trabajo doble para lograr un objetivo que, en ese momento, era seguir educándome”.

LA CLAVE ESTÁ EN UNO MISMO

La capacidad de análisis de Laura la llevó a descubrir que si se carece de un equilibrio en las emociones, los sueños, la autoconfianza y la empatía no se puede llegar al éxito profesional, sea cual sea la actividad a la que se dedique.

“Fui observando que, al final, aprender de negocios es lo más sencillo, pero el aprender de uno mismo, de cómo te autosaboteas, de esas pequeñas acciones que nos impiden tener el resultado que deseamos, en cualquier área de la vida, no sólo en los negocios. Ahí fue cuando empecé a prepararme sobre esos temas en torno a las emociones y la inteligencia emocional”.

Partiendo del lema: Si creces tú, crezco yo, o sea, crecemos todas. Laura ha surcado un camino lo suficientemente amplio para ir de la mano con otras mujeres que, como ella, sueñan con crear su propio destino profesional en los negocios.

“Creo que estamos en un momento, como mujeres, que somos más similares de lo que nos podemos imaginar, sin importar tu nivel socioeconómico, cuando escuchamos nuestras historias simpatizamos; la mayoría venimos de una familia de clase trabajadora, es decir, sin tanto recurso, por eso creo firmemente que la oportunidad nos la merecemos todas”, recalcó.

Saber que hoy su nombre es reconocido gracias al impacto que su labor ha hecho desde hace 8 años, la llena de emoción y agradece las distinciones que se la hacen, sin embargo, reconoce y valora las experiencias en las que se enfrentó con errores.

“También me he equivocado, también he fracasado, hay cosas que no me han funcionado, los primeros años yo enseñaba negocios de forma tradicional, como lo hace la escuela hoy en día, pero me fui dando cuenta que muchas mujeres tenían problemas emocionales, de autoestima, de seguridad, no creían en ellas mismas, obviamente no te puede entrar información sobre negocios si tú no estás bien desde tu ser, entonces, voy implementando primero en mí lo que enseño, creo que gran parte del éxito de las actividades que tengo es que yo me he convertido en todo eso que predico o que comparto”.

Saber que hoy su nombre es reconocido gracias al impacto que su labor ha hecho desde hace 8 años, la llena de emoción.
Fotos: Archivo Laura Franco

LA CLAVE DEL CRECIMIENTO INTEGRAL

“Tengo una frase que dice: Tu negocio crecerá en la medida en que tú crezcas como persona”, con esa premisa Laura ha descubierto la importancia de trabajar como mentora, de guiar a otros hacia sus metas, pero buscando que no sólo trabajen por el dinero o por las cosas materiales, sino cuidando su esencia, su alma.

“Primero tenemos que estar bien por dentro para después establecer un negocio, de lo contrario no funciona, y créeme que he visto no cientos, miles de casos que hay lana, hay esto, aquello, pero cualquier cosita las derrumba como mujer”.

“Mi método se llama ALMA porque se origina de la parte más sabia de tu ser, cuando tú como mujer te reconectas con el poder que está en ti, es cuando viene la claridad y la facilidad de poder crear un negocio con resultados sostenibles. Emprender cualquiera lo puede hacer, pero permanecer, ese es otro reto”.

“SEMILLAS DE HOY, FRUTOS DEL MAÑANA”

“Esta frase es mi propia historia. Así es. Hoy en día estamos en un mundo que quiere todo inmediato, pero creo que todas las cosas que valen la pena en la vida son como lo dice esa frase, tenemos que sembrar hoy la semilla, para ver en un futuro, tampoco tan lejano, ese resultado y creo que a veces nos hace falta paciencia.

“Estar en Celebrando Latinas me motiva a cargar mi tanque de energía positiva, femenina, porque me encanta aprender de otras mujeres, creo que siempre debemos mantenernos en ese modo alumna”.