Se inspiran en la filosofía Montessori para provocar un cambio social

La vocación de trabajar con la población en edad preescolar, desde un sistema que impulsa el desarrollo pleno e integral de la infancia, ha permitido a este par de amigas a materializar uno de sus grandes sueños

0
449

CHULA VISTA.- Dejar un legado entre las nuevas generaciones que contribuya a lograr un mundo mejor es parte de los objetivos que desde hace casi dos décadas ha llevado a Yoliand Valenzuela y Romina Bujazán a desarrollar un proyecto de largo aliento donde, por un lado, guían el crecimiento de niños en su etapa preescolar y, por el otro, certifican a guías Montessori con apego fiel al sistema creado por la italiana María Montessori, una pedagoga, psiquiatra y filósofa.

DOS PASIONES, UNA VISIÓN

Desde muy jóvenes Yoliand y Romina identificaron, cada una por su lado, su interés por trabajar en actividades relacionadas con la educación y guía de niños en sus primeros años de vida, y el destino se encargó de llevarlas por el camino para lograrlo, no sin antes dedicar mucho trabajo y esfuerzo que hoy rinden frutos.

“Siempre tuve una inclinación por la educación, especialmente de niños, me llamaba mucho la atención, pero fue hasta que encontré Montessori, inmediatamente mi corazón dijo: ‘¡Aquí es!’, este es el camino. Empecé hace 20 años, tomé una certificación como guía Montessori en 2003 y empecé a trabajar, hice mi año de servicio, y en 2006 me vine de Tijuana a Chula Vista con la idea de abrir una escuela”, afirmó Yoliand.

“Al estudiar el método Montessori vamos directamente a un punto central muy interesante: la extraordinaria manifestación de la vida psíquica del niño pequeño. La psicología del hombre es como un gran continente. Tomen América, por ejemplo: aunque ya existía, nadie sabía que estaba allí. El alma del niño es rica, grande, inmensa, como un vasto continente desconocido, y la ciencia la está descubriendo apenas hoy. Si queremos entenderla, debemos descubrirla”

María Montessori

Recordó que, si bien el camino no ha sido fácil, si descubrió que “cuando haces lo que te gusta, todo fluye. Como dice Buddha ‘If you love what you are doing, you will be successful’. Montessori Hills inició en un espacio pequeño en mi casa con la idea de traer la filosofía Montessori a familias latinas, sabiendo lo importante que es en esta etapa del desarrollo del niño que absorba su lengua materna”.

“Después de casi cinco años de iniciar Montessori Hills, platiqué con Romina, quien ha sido mi amiga desde los 15 años y platicando sobre el proyecto coincidimos en el interés de tener juntas una escuela y la invito a ser parte de mi proyecto para crecer, así abrimos Montessori Hills Academy”.

“Ella y yo teníamos una misma visión de trabajar con niños, ella estudió Administración, así que laboralmente nos complementábamos, yo podía encargarme de lo académico y ella de todo lo administrativo. Además abrimos el centro de capacitación para guías Montessori, que ya llegó este 2023 a la 14ª generación”, explicó Valenzuela.

Por su parte, Romina Bujazán, expresó que su enfoque siempre fue administrar un negocio. “Desde muy joven me di cuenta que estaba inclinada a ayudar a niños, siempre estaba involucrada con casas hogares, orfanatos, siempre atendiendo niños. Mi relación con Yoliand es desde que estábamos chicas, mis hijos estudiaron en la escuelita que ella tenía y cuando me comentó sobre la oportunidad de asociarnos para expandir la escuela me llamó mucho la atención y acepté; me hice cargo del área administrativa, actualmente estoy certificada como guía Montessori y soy directora de la escuela desde hace tres años. El universo no se equivoca, te va llevando a lo que es tu destino y los sueños se van materializando”

POR UN MUNDO MEJOR

“Sentí que parte de mi misión sería dejar maestras conscientes de lo que están haciendo en una etapa tan importante para el niño, quise tener un centro de entrenamiento donde también se alcance un alto grado de conciencia sobre la responsabilidad que tenemos todas las maestras que trabajamos en una etapa fundamental de la infancia que es de los 3 a los 6 años”, manifestó Yoliand.

“Contribuir en lograr un mundo mejor es trabajar con las generaciones que vienen detrás de ti y eso es lo que buscamos con el Centro de Entrenamiento. Tener guías que atiendan a niños más conectados con la naturaleza y con la sociedad”, expresó.

Para lograr esos objetivos, Yoliand dejó la dirección de la Academia en manos de Romina y partió a Italia para actualizarse en el tema de Montessori. “Luego de casi 15 años de dedicarme al proyecto y a conformar la escuela llegó un momento en el que sentí la necesidad de tomarme un tiempo y analizar hacia dónde seguir, así que Romina se ha hecho cargo de la dirección de la escuela”.

“Una parte de mi me pedía un reinicio, estoy a cargo del Centro de Entrenamiento y acabo de regresar de Italia donde hice otra certificación AMI (Association Montessori Internationale), en el lugar donde están las raíces de María Montessori, en Perugia, Italia. Fue una experiencia extraordinaria porque tuve la oportunidad de reivindicar mis conocimientos en torno a que cuando realmente tienes un conocimiento profundo del niño a nivel psicológico, biológico, emocional, espiritual, ya no lo vuelves a ver igual porque tienes conciencia de que es durante los primeros seis años cuando se realiza su formación”, prosiguió.

“Muchas personas tienen la creencia de que sólo es bueno invertir en la universidad, pero deben considerar que es más importante potencializar la capacidad del ser humano entre los 2 y los 6 años, porque es la etapa de desarrollo que requiere bases sólidas para impulsar las siguientes etapas”, advirtió.

REVALORAR ES LA CLAVE

Yoliand lamentó que el método Montessori ha sido sobre comercializado “y llegó incluso a verse sólo como una moda, no se ha comprendido del todo el impacto que tiene y sus enormes ventajas, es importante aclarar que no es un sistema donde los niños hace lo que quieren, más bien los niños tienen la necesidad de hacer lo que están haciendo, las actividades tienen una base de estudio profundo respecto a lo que necesitan en ese momento de su vida, y no lo que un adulto quiere que haga el niño”.

En tanto, Romina explicó que “se trabaja en un ambiente preparado con varias áreas: vida práctica, sensorial, lenguaje, matemático y el niño, por el periodo sensible que tiene va a saber instintivamente lo que necesita para construir su mente”.

En palabras de las directivas de Montessori Hills Academy, Montessori es un sistema distinto, casi opuesto al sistema escolar tradicional.

Yoliand reforzó en ese sentido que “el niño no necesita que alguien le enseñe a ser niño, él trae los instintos necesarios para lograr su transformación en cada etapa, sólo necesitas ponerlo en un ambiente donde pueda desarrollar su potencial. Por ejemplo, una flor no necesita que le enseñes a ser flor, sabe cómo ser una flor, sólo necesita que la pongas en un ambiente donde pueda crecer y florecer, es lo mismo en el niño, él no necesita que lo enseñes a ser niño, él sabe cómo ser un niño, sólo necesitas ponerlo en un ambiente donde pueda crecer y florecer”.

“Se tiene la idea de que el niño es un lienzo en blanco en el que los adultos deben vaciar sus conocimientos y no es así, el niño alcanza sus propios conocimientos impulsado por sus necesidades, es un proceso en el que el niño absorbe lo que necesita de su contexto”.

Yoliand destacó además que “como guía Montessori una de mis preocupaciones es informar e involucrar a los papás con toda esta información, hacer equipo con ellos para impulsar a los niños en su desarrollo pleno”.

Para lograrlo se apegan a la Misión del Centro de Entrenamiento: “Preparar individuos en su labor de educadores y transformarse a sí mismos, emprendiendo el sendero hacia una mayor y profunda preparación interior, conscientes de la importancia del crecimiento del niño en todas sus etapas de desarrollo”.

Y mantienen su atención en la Visión: “Ser el centro de entrenamiento líder en San Diego y Tijuana aportando a la sociedad Guías Montessori con alto nivel profesional, espiritual y emocional”.

LA OPORTUNIDAD ESTÁ ABIERTA

El certificado Montessori es internacional, indicó Romina, “puedes ejercerla en cualquier país sólo tienes que cumplir con los requisitos del estado y de la ciudad en donde estás”.

“En California hay muchas oportunidades para lograr lo que uno desea ya sea estudiar, invertir, generar un negocio puede ser tan fácil o tan difícil como uno se dedique a lograrlo y se busque la información necesaria. Los permisos, las acreditaciones, los costos son accesibles y si no se tienen los recursos se puede hacer uso de programas de apoyo, existen programas especialmente para mujeres latinas emprendedoras y eso es algo muy valioso que debemos aprovechar, la clave es dedicarse y esforzarse porque nada llega sin trabajarlo. Lo que sí se debe considerar es que tener un negocio propio exige entrega y esfuerzo”.

MONTESSORI HILLS ACADEMY

Dirección: 612 Paseo del Rey, Chula Vista, CA 91910

IG: @montessorihills_academy

Web: www.montessorihillsacademy.com

Tel: 619 421 2249

Fotografías: Amanda San Martín