Examina la telenovela desde la dramaturgia

0
328

SAN DIEGO.- Escuchar y ver con frecuencia una descripción alejada de la realidad respecto a lo que son las telenovelas mexicanas llevó a la dramaturga Karen Zacarías a crear Destiny Of Desire, una obra de teatro que muestra, desde su experiencia, lo que realmente ha sido este fenómeno sociocultural a través del tiempo.

“Lo que había notado como una mexicana viviendo en Estados Unidos es que muchas veces gente que escribía, el trabajo de autoras y autores mexicanos o latinos sobre el teatro, siempre describían que tenían estilos de telenovela, entonces yo decía, ¡pero eso no es telenovela!, eso es drama, eso es otra cosa; además lo decían de una forma un poco denigrante”, refirió Zacarías en entrevista telefónica desde Washington DC.

Con este contexto, Karen se vio motivada para realizar una extenuante investigación en torno a la telenovela para obtener las herramientas necesarias para escribir una obra que diera al género el lugar que merecía.

“Entonces me dije, voy a escribir la mejor telenovela que se pueda escribir para el escenario, para que ya no comparen los otros tipos de trabajo con eso, entonces hice un gran estudio sobre las telenovelas, qué es lo que funciona, por qué el melodrama nos atrae tanto, qué son los estilos que pasan en la telenovela.  Destiny Of Desire es un homenaje, pero también un análisis del fenómeno de las telenovelas como parte de nuestra cultura latinoamericana”.

NUEVAS FORMAS, MISMA ESENCIA

El modo en el que vemos las telenovelas, explicó Zacarías, “es diferente a como lo hacíamos, digamos hace 20 años, pero se mantiene con una similitud innegable que es la alta popularidad”.

“Sólo hay que volver a ver casos como el de las telenovelas coreanas u otras como Betty La Fea que se volvió Ugly Betty. Todavía atraen a gente porque tienen algo que las series estadounidenses no tienen, que es un inicio, un medio y un final, hay un arco narrativo con los personajes, la gente puede seguirlas, en cambio con las ‘soap operas’ de Estados Unidos las familias están ahí 30 años, entonces si tú te vas dos años y regresas la historia todavía está ahí”, refirió.

Karen expresó que ella vivió la experiencia de ver las telenovelas en un entorno familiar y que comprende que eso ha cambiado, pero la fuerza que el género tiene entre la teleaudiencia es innegable.

“Aunque no todos vemos las telenovelas del mismo modo como las vi yo, todavía hay una tradición sobre ese tipo de cuento sabroso y de melodrama, recordemos ‘Triunfo de amor’, que no fue hace tanto tiempo, México se detuvo para ver final, la gente votó por el final que quería”.

UN ELENCO COMPROMETIDO

La temporada que Destiny Of Desire mantiene hasta este 25 de junio en The Old Globe de San Diego ha dado a Karen la satisfacción de ver el enorme compromiso del elenco con sus personajes y del público que llega incluso a interactuar ante situaciones que enfrentan los personajes.

Zacarías describió esta experiencia como un experimento de mucho aprendizaje, porque es todo un reto llevar una telenovela que está tan ligada a la televisión para el escenario teatral.

“De alguna manera los actores están completamente comprometidos con las emociones de sus personajes, sufren con ellos, viven su drama; y mientras la audiencia está riendo porque son situaciones increíblemente fuera de ámbito; todo lo que pasa en una telenovela aquí sucede en dos horas, la obra los engancha igual que una telenovela porque la historia es un cuentazo de lo que les pasa a estas dos niñas en una noche”.

BUSCA UN DIÁLOGO ENTRE LATINOS

Destiny Of Desire incluye música, retomamos temas muy mexicanos como ‘Fallaste corazón’. “Es mucho un homenaje a los cuentos y una celebración a la mexicanidad en San Diego”.

“La telenovela siempre estuvo rodeada de crítica así que con este trabajo busqué, además de hacer un homenaje, examinar el género, los estereotipos, mostrar que ahora las mujeres están ganando fuerza, moldeando su propio destino y todo lo que ves sobre el escenario es subversivo, hay mensajes en la obra”.

“Tenía el objetivo de crear un diálogo con la audiencia sobre lo que es ser latino en este país, y cómo podemos manejar estos cuentos y tomar la narrativa y cambiar nuestro destino” finalizó Karen Zacarías.