8 destinos para viajar en primaveracionales

Te contamos los destinos que cuentan con alguna circunstancia especial que hacen esencial visitarlos en primavera.

0
319

Llegamos a la primavera, personalmente nuestra estación favorita para viajar junto al otoño. Hay muchísimas opciones para escapadas cercanas y ocasiones para ellos entre puentes y festivos, pero si tienes tiempo disponible y más ganas de ir lejos del territorio patrio te damos algunas ideas para viajes internacionales especialmente indicados para esta estación. Cualquiera de estos destinos es maravilloso por sí mismo y merecedor de ser visitado en cualquier momento del año, por supuesto.

Te contamos los destinos que cuentan con alguna circunstancia especial que hacen esencial visitarlos en primavera.

Burdeos

Si eres fan del enoturismo y disfrutas contemplando viñedos, visitando bodegas, aprendiendo sobre vinos y, sobre todo, catándolos, uno de los mejores destinos a nivel mundial es Burdeos. Por la ciudad en sí, conocida como “pequeña París” y con su moderno Museo del Vino, pero también por sus alrededores. La zona del Médoc cuenta con prestigiosos chateaux donde se elaboran algunos de los mejores vinos del mundo y con bellos pueblos que requieren una parada como Saint Emilion.

Croacia

En primavera en Croacia es una época estupenda para ir. Encuentras buen tiempo y mucho menos turismo que en verano; muy a tener en cuenta sobre todo en sitios como Dubrovnik, donde los cruceros pueden saturar la ciudad en temporada alta, o el bellísimo Parque Nacional Plitvice, que recibe miles de visitantes al día. Pero ¿por qué ir a Croacia en primer lugar? Es un destino muy completo que puede satisfacer los gustos de todo tipo de viajeros: ciudades históricas, como la ya mencionada Dubrovnik pero también Split, Zadar, Zagreb…; parques naturales como Plitvice y Krka; playas idílicas, como Zlatni Rat, siempre en las listas de las más bonitas de Europa; muchísimas islas, tantas que te costará elegir.

Cuba

Aunque en Cuba hay buen tiempo todo el año y la temporada alta es en verano, creemos que primavera, es la mejor estación para conocerla: precio medio más bajo, calor soportable con alguna noche fresca y sin amenaza de huracanes (sí la hay de agosto a noviembre).

Cuba es un destino muy especial, La Habana es una ciudad única, para bien y para mal; las playas y fondos marinos son espectaculares, como comprobamos en Cayo Levisa y Cayo Santa María; tiene ciudades coloniales realmente bellas, sobre todo Trinidad; y además es un gran destino de naturaleza con parajes como Viñales o Tope de Collantes.

Dolomitas

Las montañas más bellas del mundo están en el norte de Italia. A pesar de que el invierno, para practicar deportes de nieve, y el verano, para recorrer sus muchas rutas de senderismo, son las estaciones más habituales para visitar los Dolomitas, hacerlo en primavera, en abril, justo entre esas dos temporadas altas de turismo, tiene sus alicientes. Precios más bajos, mucha menos gente y poder conducir y aparcar sin restricciones de tráfico por aglomeraciones. Eso sí, no todo es de color de rosa: los servicios de hostelería son más limitados, los teleféricos no funcionan y encuentras nieve en muchos senderos.

Holanda

Una flor puede ser la excusa para un viaje en primavera, por supuesto. En este caso, el tulipán en Holanda. Especialmente de mediados de abril a mediados de mayo que es cuando florece. El mejor lugar de Países Bajos para disfrutar de este fenómeno natural es la provincia de Flevoland. Aunque también puedes recorrer la Tulpenroute o Ruta del Tulipán: más de 100 kilómetros a través de 1.000 hectáreas de campos de tulipanes. Por si fuera poco, puedes combinar tu viaje floral con una buena fiesta. El 27 de abril, coinciden con el cumpleaños de su monarca, todos los holandeses salen a la calle vestidos de naranja para celebrar el Día del Rey. Esta fiesta nacional es especialmente festejada en Amsterdam, Rotterdam, Anrhem y La Haya.

Japón

Para calcular cuándo visitar el país y disfrutar el espectáculo sakura, debes tener en cuenta que la flor comienza a abrirse en una fecha determinada, alcanza su plenitud una semana después y en otros 7 días más desaparece. Precisamente lo efímero de la flor del cerezo es lo que le hace tan especial en la cultura japonesa, asociándola con la transitoriedad de la vida. Este ciclo de vida suele darse entre mediados de marzo y principios de abril, pero varía mucho en función del lugar concreto del país. En Tokio el florecimiento máximo del cerezo está estimado generalmente para principios de abril, pero en Hokkaido, por ejemplo, es prácticamente un mes más tarde. Y, como siempre que hablamos de fenómenos naturales, la meteorología tiene mucho que decir y en función de las temperaturas de ese año las fechas exactas pueden variar. Así que lo mejor es revisar periódicamente web especializadas como la de Japonismo, con información actualizada sobre los pronósticos del sakura.

Jordania

La climatología limita las fechas en que conviene ir a un país tan cálido como Jordania y primavera es, por temperatura, un momento ideal para ello. De marzo a mayo los días son cálidos y las noches, frescas. Por esto también es la temporada alta y cuando más turistas hay y más suben los precios (no todo iba a ser bueno). ¿Por qué viajar a Jordania? Es uno de los países más seguros de Oriente Medio y un destino ideal para combinar cultura y naturaleza. Allí está la esplendorosa ciudad de Petra, una de las 7 Maravillas del Mundo Moderno. O Jerash, concretamente en las afueras de la capital jordana, Amman: una de las principales ciudades romanas lejos de Italia. Pero también están el hipnótico desierto de Wadi Rum, el Mar Muerto o los fondos marinos del Mar Rojo.

Roma

Cualquier momento es bueno para visitar la capital italiana, aunque el verano debería ser tu última alternativa pues el excesivo calor y los muchos turistas complican el viaje. De las otras 3 estaciones, nos quedamos pues con la primavera: temperaturas y turismo más moderados. Y eso que hasta hemos pasado una Nochevieja en Roma. El año pasado estuvimos allí a principios de junio y nos gustó tanto que éste repetiremos a finales de mayo. Vayas cuando vayas, deberás pasar por los imprescindibles de Roma: el Coliseo, el Vaticano, el Foro romano, la Fontana di Trevi, Plaza España, Piazza Navona… Y por supuesto también disfrutar de la mejor gastronomía italiana en la ciudad.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here